El síndrome postvacacional, en equipo, no es tan duro

¿Quién se incorpora hoy a trabajar después de las vacaciones de verano? ¿Quién se ha acordado, en su primer día, del famoso monólogo sobre el trabajo de Pepe Rubianes? ¿Todos, no?

 

 

Yo me incorporé hace poco. Mi primer día de trabajo empezó revisando y contestando mails desde el metro y, obviamente, dejando todos ellos en la misma bandeja de entrada. Lo que me hace recordar que conozco gente que deja la bandeja de entrada vacía cada día… ¡Eso es lo más parecido a un milagro cotidiano que he visto en mi vida! (dedicado a “La Jefa”). Al bajar del metro: bajón emocional. Y de calor. ¡Quiero volver a la playa! Caminar 4 calles, subir a la ofi… y ¡allí estaban ellos, parte del avanttic_team!

 

Lo que me pregunto –retóricamente- es cómo de importante es el equipo con el que trabajas –seamos amigos, compañeros, clientes o proveedores-. Porque nos hinchamos a decir que las personas son lo primero, a hablar del valor humano, a recordar que las habilidades personales son insustituibles por código o por máquinas. ¡Pues oye, sí! ¡Yo me lo creo!

 

Porque todos trabajamos en equipo, porque no somos recursos sino compañeros, porque la tecnología se aprende, porque contratas a un proveedor por su expertise pero también por quién lo representa, porque da lo mismo ser millenial que tener mil años, porque “lo importante está en el interior”, …

 

¡Acuérdate de esto en tu primer día de trabajo! Mira a tu alrededor y actúa en consecuencia. Que no estamos tan mal, como decía aquél.

Twitter
LinkedIn
Evolución, innovación y transformación
42 especializaciones avaladas por Oracle
Oportunidades ilimitadas
Posts 100% Oracle
Sigue nuestro día a día