El liderazgo femenino no existe

Tengo un amigo al que le gusta empezar las discusiones y debates -sobre todo los políticos- con una provocación. ¡Para él va dedicado este post!. Será que me ha contagiado eso. Y ahí voy…

 

En el día de la mujer de 2020 empiezo a estar saturada de que el liderazgo tenga unos rasgos u otros en función de qué género tenga el líder el cuestión. Hombres líderes que son fríos, calculadores, a quién no les tiembla la voz a la hora de marcar objetivos o de despedir a alguien (¿perdón?). Mujeres directivas que son empáticas, inteligentes emocionalmente, persuasivas y que generan buen clima (¿en serio?).

 

Señoras y señores, personas humanas en general, sean del género o sexo que sean, tengan la edad o el cargo que tengan, ¿podemos asumir de una vez que el tipo de liderazgo no depende -o no sólo depende- del género? ¿Podemos pensar en las habilidades de líder como neutras? Porque a lo largo de mi vida he compartido momentos profesionales con mujeres seguras de sí mismas y con hombres que se preocupan por las personas de la empresa -por poner algún ejemplo-. Con personas de todo tipo y con todo tipo de habilidades y valores al fin y al cabo. ¡Estoy segura de que vosotros también!

 

 

 

Hace unas semanas un compañero me envió este artículo de Julio Barranco en el que hace una crítica constructiva sobre los criterios que se utilizan en el proceso de selección de un líder, diferentes si se evalúa a un hombre o a una mujer. Desde luego os puedo asegurar que personalmente nunca he “practicado” esta diferencia y que en una empresa tecnológica como avanttic, en la que trabajo hace ya cinco años, tampoco. Quiero pensar que esto es la normalidad, tanto en otras empresas del sector IT como en otros sectores. Seguro que hay quien inconscientemente “tontea” con esta diferencia de criterio y estoy segura de que se trata de especies en precioso peligro de extinción.

 

 

 

Y además de estas consideraciones y por delante de ellas: ¿qué es el liderazgo? Tomando de nuevo como referencia el artículo de Barranco, creo que confundimos el término “jefe” con el de “líder”. El liderazgo, para mí, va más allá de la dependencia jerárquica y del control o gestión del equipo. Ser un líder es ser un buen referente, al menos en el ámbito laboral. Sí, sí, al menos. Porque personalmente espero que mi líder entienda mi trabajo, lo disfrute y lo sufra, aporte soluciones o priorice a quien lo necesita y deje crear y de autonomía a quien la espere, que adapte su estilo en función del equipo que tiene, que guíe y saque lo mejor de cada uno y que además sea buena persona y se preocupe por su bienestar.

 

De hecho, sólo teniendo en cuenta la capacidad técnica, podríamos crear otro post. Uno que hablara del Principio de Peter, que más de 50 años después aún no está desfasado, por desgracia. Hay quien sigue pensando que la seniority es la garantía del éxito y prioriza los años de experiencia a habilidades transversales necesarias para liderar un equipo encargado de esa misma área.

 

Así pues, mi conclusión de domingo es: el liderazgo femenino no existe. Existe el liderazgo, que va más allá de las jerarquías impuestas y de la discriminación de género.
Twitter
LinkedIn
Evolución, innovación y transformación
18 Service Expertise avalados por Oracle 
Nuestra propuesta de valor
Posts 100% Oracle
Sigue nuestro día a día